sábado, 25 de enero de 2014

Fundación Isha México - Seminario Social en Manzanillo

Para nosotros es un orgullo y una grandísima felicidad compartirles nuestra experiencia en el seminario que dimos ya finalizando nuestro entrenamiento como facilitadores. Ha sido una experiencia maravillosa, hemos crecido tanto, nos hemos reído tanto, hemos corrido, nos hemos estresado, hemos atravesado miedos, hemos soltado juicios, ¡pero sobre todo hemos encontrado tanta paz dentro de nosotros! Nos llevamos la grandiosa experiencia de dar y recibir amor, a todos y de todos. En definitiva, no hay duda de que la experiencia de conciencia se expandió, y eso, al fin de cuentas, es lo más valioso que nos llevamos, aquello por lo que más agradecemos. Recibimos más de lo que esperábamos, fue para nosotros un proceso súper íntimo, en el que todo el Centro y los maestros estuvieron para que nosotros creciéramos y aprendiéramos a dar. Al final queda una gran sensación de abundancia, de que el universo nos da más de lo que imaginamos…
Gracias a Isha por crear el sistema y permitirnos dar a través de él, gracias a Germania por su dulzura y su sentido del humor, por esa forma cálida y suave que tiene de mostrarnos cómo ser más, y a Betty, por todo el apoyo incondicional que nos brindó y por la paciencia y el amor con los que nos empujó este mes. Gracias a los demás maestros que estuvieron en Manzanillo: Cintia, Blanca, Mariella, Kristel, y sobre todo a Ariel, quien nos ayudó a solucionar todos los problemas que se nos aparecían… Gracias además por la confianza que depositaron en nosotros, al confiarnos la enseñanza de los estudiantes que fueron llegando. 
Gracias también a todos los que hicieron el curso del mes en Manzanillo, quienes compartieron con nosotros este tiempo y nos ayudaron a difundir la información del seminario, y nos dieron constante aliento y ánimo durante nuestro entrenamiento. Finalmente gracias a los demás facilitadores y a los estudiantes que compartieron con nosotros en el cuarto de servicio y nos acompañaron al comienzo, durante los megas; gracias por sus consejos, por el ánimo, por las risas, por todo su amor!!! Los amamos!!!

Estaremos de vuelta en Manzanillo y ya les contaremos nuestras aventuras como facilitadores.