lunes, 17 de octubre de 2011

DIARIO LA NACION ARGENTINA PUBLICA COLUMNA DE ISHA EN EL DIA DE LA MADRE

http://www.lanacion.com.ar/1415164-mama-un-amor-que-resuena-profundo-en-el-corazon


Es octubre ya, llegó el domingo de mamá, un día para pensar en agasajarla, o tal vez en aprender a comunicarse para así sanar ese silencio que ha separado las personalidades, pero no los corazones. Hay cosas que no se pueden comprar y una de ellas es el amor de mamá.

Tal vez mamá ya no esté en tu mundo, pero nunca ha abandonado tu corazón, nunca has dejado de vibrar en ese amor, que es la memoria más antigua que en tu humanidad palpita. Ese tiempo de unidad perfecta, en un paraíso total, dos corazones casi latiendo como uno y esa simbiosis que recordamos como amor, amor de verdad. Ese tiempo en el útero, antes de ver la luz, antes de sentir el aire rozándonos la piel, antes de la sensación de hambre que confunde y el miedo que se comienza poco a poco a tejer, hasta llegar a alejarnos de aquella experiencia perfecta de unión con el amor.

Sea que la tengamos cerca o lejos, que esté o que ya no, que haya comunicación o distancia que no logremos sellar, la unidad del amor vibrando en y con ella es algo real. Nuestra madre es la persona que más nos influye, que más nos ha marcado y que sin importar la edad que tengamos, ese legado vive en nosotros día a día y por el resto de nuestras vidas.

Algunos de nosotros adoramos a nuestra madre, otros competimos con ella, otros estamos apegados o nos peleamos con ella, pero sin importar lo que sintamos, son nuestras madres las que imprimen los mejores aspectos en nosotros. A menudo en ellas está representado todo lo que amamos y todo lo que odiamos: amamos la seguridad y el confort que nos brindan, y odiamos el control y el miedo que nos provocan.